Go to Top

El absentismo laboral causa de despido objetivo

El Pleno del Tribunal Constitucional ha avalado el despido por causas objetivas por absentismo laboral aun en los casos en que esté justificado.

La sentencia responde a una cuestión de inconstitucionalidad presentada en un Juzgado de los Social de Barcelona que consultaba si el artículo 52.d) del Estatuto de los Trabajadores se ajusta y no va en contra de la Constitución Española.

Atendiendo a lo dispuesto en el artículo 52.d) del Estatuto de los Trabajadores, el contrato podrá extinguirse por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen:

  • Un 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos, siempre que el total de faltas de asistencia en los 12 meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles
  • Un 25% de las jornadas hábiles en 4 meses discontinuos, dentro de un periodo de 12 meses

Se debe tener en cuenta por tanto que se considera ausencia laboral para que pueda justificar un despido objetivo:

  • Aquella que dure todo el día de trabajo
  • Debe entenderse de fecha a fecha sin tener en cuenta el calendario laboral
  • Debe producirse de forma intermitente y no consecutiva
  • El porcentaje se calculará en función de la jornada de cada trabajador

Para el cómputo de las ausencias no se tendrán en cuenta las siguientes situaciones:

  • Huelga legal
  • Ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores
  • Maternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia, enfermedades causadas por el embarazo, parto, lactancia
  • Paternidad
  • Licencias tanto retribuidas como no retribuidas
  • Vacaciones
  • Accidente de trabajo
  • Bajas derivadas de violencia de género, siempre que se encuentren acreditadas por los Servicios Sociales o Servicios de Salud
  • Tratamientos médicos de enfermedades graves

El Pleno del Tribunal Constitucional, por ocho votos frente a cuatro, ha rechazado que exista vulneración de derechos fundamentales debido a que “la regulación del artículo 52.d) de la Ley del Estatuto de los Trabajadores responde al objetivo de proteger la productividad de la empresa y la eficiencia en el trabajo, atendiendo a la singular onerosidad que las bajas intermitentes y de corta duración suponen para el empleador”.

Para el tribunal, el absentismo laboral conlleva para “el empresario un perjuicio de sus intereses legítimos, por la menor eficiencia de la prestación laboral de los trabajadores que faltan a su puesto de trabajo de forma intermitente y con la periodicidad que en el precepto legal cuestionado indica, dados los costes directos e indirectos que suponen para la empresa”

Por lo tanto, en nuestro ordenamiento jurídico se contempla una modalidad de despido objetivo por faltas de asistencia al trabajo, que ha de aplicarse cuando la rentabilidad de las empresas se ve afectada como consecuencia de las ausencias reiteradas aun justificadas de los trabajadores.

Debe tenerse en cuenta que, al tratarse de un despido objetivo, la empresa debe cumplir con los requisitos formales, notificar al trabajador la decisión de extinguir la relación laboral con un preaviso de 15 días y abonarle la indemnización de 20 días por año de servicio. De no ser así, se deberá abonar la falta de preaviso correspondiente.

El trabajador ante la decisión de la empresa, tiene la potestad de reclamar ante la jurisdicción social.

Para más información, contactar con la asesoría Solventia Asesores de Pamplona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies